Por el fenómeno climático que persiste en La Caldera desde el viernes por la tarde y que provocó el desborde de arroyos, unas 30 familias de los  Barrio Jardín, 20 Viviendas, Santa Mónica,  El Balcón y Santiago Apóstol abandonaron sus viviendas pernoctando en casas de familiares. Las primeras asistencias, a pesar de los cortes de luz, se concretaron mediante la activación del protocolo de emergencia con el que cuenta el municipio.

“Nos sentimos abandonados porque en La Caldera nunca se hicieron las obras que hacen falta. Siempre se hicieron parches”, señaló el intendente Diego Sunbay, en referencia al recorte de fondos para culminar las obras de canalizaciones de los arroyos.

Otros cien vecinos, en su mayoría niños, se encuentran afectados por el temporal. Por la magnitud de los desbordes,  Sumbay pidió la intervención de Asistencia Crítica del Ministerio de Asistencia Social de la provincia, a la Dirección Nacional de Vialidad, Defensa Civil y Bomberos.

La crecida de los arroyos Guaranguay, El Durazno y de río San Alejo, a la altura de la zona de El Cabral, afectó las viviendas de los vecinos de Santa Mónica,  Barrio Jardín, 20 Viviendas, El Balcón y Santiago Apóstol, ingresando en algunos casos más de un metro de altura a las casas. El Comité de Emergencia Municipal (COEM) trabaja desde el miércoles en asistir a los vecinos y contener los primeros desbordes.

“El municipio está en una situación financiera crítica. Las obras de canalizaciones de los arroyos que desbordaron están paralizadas por la falta de envío de dinero de la provincia para la certificación de obras. No me liberaron los fondos de adelanto de coparticipación, ni los fondos del Plan de Mínima que se firmó a principio de enero para el encauzamiento y defensa de los arroyos. Hice las presentaciones correspondientes y nunca liberaron los fondos y esta situación es consecuencia de ello”, explicó Sumbay.

“Nos sentimos abandonados porque en La Caldera nunca se hicieron las obras que hacen falta. Siempre se hicieron parches. Entiendo que en otras partes hay problemas, pero nosotros también tenemos problemas. El gobernador Gustavo Sáenz dijo que lleva 40 días y se hace cargo de la provincia. No estamos pidiendo nada descabellado, sino los fondos para terminar las obras”, disparó.

El jefe comunal detalló que “Las 30 familias decidieron abandonar las casas e irse a casa de parientes, por lo que no hubo necesidad de habilitar el centro de evacuados que ya estaba dispuesto en el Hogar Linares”.

El barrio El Nogalar quedó completamente aislado. En la mañana de hoy las máquinas municipales y de la empresa Súper Cemento trabajan para habilitar los accesos. El servicio de agua se encuentra interrumpido, desde la Municipalidad solicitaron a los vecinos hacer un consumo medido hasta que la empresa Aguas del Norte soluciones la provisión.

“Por la tarde llovía en los cerros y por eso crecieron los arroyos, cuando terminamos de habilitar los accesos se largó la lluvia en el pueblo y no paramos de trabajar hasta las 3 de la mañana. Hoy desde temprano estamos haciendo el relevamiento de daños y asistiendo a las familias con ropa seca y alimentos”, detalló el funcionario.

2 Comentarios

  1. Como va a tener fondos si ocupa todo en pagar sueldos a sus familiares ,contrato a toda la familia para ocupar cargos en el municipio comonjefes…hermano(inutil)madre(comerciante)primas y primos…44 contratos …. una vergüenza

  2. Buenas noche, en el artículo del trabajo que se realizó por el desborde los arroyo no se nombro a los bomberos voluntarios de la Caldera y creo que la labor de ellos fue tan necesaria como la de cualquier otro. Y la segunda foto no corresponde esa camioneta es de campo castañare no de la caldera corrijan eso por favor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here